El TDAH en la infancia

A continuación comentamos características que pueden darse en personas con TDAH a lo largo de la vida. Son orientativas y no implica que se cumplan todas ni  con la misma intensidad en todas las personas:

  • Etapa Preescolar: el niño tiene dificultad para concentrarse  en tareas que requieren tranquilidad, tales como colorear o dibujar. Corre en círculos, no descansa, tropieza con objetos y personas, hace preguntas constantemente. Sobresale una inquietud motora y es propenso a accidentes.Surgen problemas de conducta con otros compañeros, se muestra desobediente, pude agredir a otros, puede tener retraso en el desarrollo del lenguaje y retraso en el control de esfínteres.
  • Etapa Escolar: el niño no mantiene la atención durante mucho tiempo en una tarea que no le gusta o en actividades de la higiene diaria.Hace deporte excesivo, en ocasiones es impulsivo, sobre todo cuando está excitado. Las tareas escolares quedan incompletas, están mal organizadas y con errores. Habla impulsivamente, se distrae con facilidad y puede comportarse inadecuadamente en el aula, interrumpiendo, mostrándose agresivo o no aceptando las normas (Greenhill LL. J Cli Pschiatry 1998;59(suppl 7):31-41).

Los principales problemas se producen en la escuela con un rendimiento escolar por debajo de lo que podría esperarse si no tuviese TDAH, repercusión en el aprendizaje, pocas habilidades sociales y conductas disruptivas. Se muestra olvidadizo, miente en ocasiones y surgen problemas en el hogar y rechazo por sus compañeros. Precisa de supervisión cercana para dar cumplimiento a sus tareas. El TDAH puede presentarse  conjuntamente con Trastornos específicos del Aprendizaje (discalculia, dislexia, disgrafía…).No es extraño que repita algún curso y que su autoestima se deteriore significativamente. Además pueden aparecer otros trastornos como son el Trastorno Negativista Desafiante, el Trastorno de Conducta, Trastornos de Ansiedad o Episodios depresivos.