Terapia Ocupacional

Desde nuestro servicio de Terapia Ocupacional se promueve una rehabilitación psicosocial de las personas con TDAH, trabajando la independencia para lograr una vida plena y satisfactoria.

Desde - Hasta: 01/01/2016 - Actualmente

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la terapia ocupacional es “el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficit invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir las mayores independencia y reinserción posibles del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social”.

Así, desde nuestro servicio de Terapia Ocupacional se promueve una rehabilitación psicosocial de las personas con TDAH, trabajando la independencia para lograr una vida plena y satisfactoria. 

Las personas con TDAH presentan una serie de características que, en ocasiones, facilitan que puedan presentarse dificultades a la hora de realizar ciertas actividades y tareas, influyendo en el desempeño de las actividades que lleva acabo la persona y produciendo un desequilibrio ocupacional. Por ejemplo, un niño de 5 años que tiene dificultades en el procesamiento sensorial a nivel táctil puede llegar a presentar limitaciones en actividades de la vida diaria como el vestido, la alimentación o la higiene. 

Este desequilibrio ocupacional puede influir en la calidad de vida de las personas, así como las dificultades y limitaciones en el autoestima y autoconcepto de la misma. Por este motivo es importante potenciar los aspectos positivos y enfocar los negativos desde una perspectiva adecuada a la persona.

Algunos de los objetivos planteados en este servicio son:

• Potenciar las habilidades motrices deficitarias y controlar el exceso de actividad e impulsividad que dificulta la realización diaria de tareas escolares. Se trabajará con actividades que mejoren la coordinación motora gruesa y fina, lateralidad, praxias...

• Nutrir sensorialmente al niño/a mediante actividades con una diversas cargas sensoriales, dependiendo de las características del usuario (en algunos casos se potenciarán los estímulos sensoriales y en otros casos se disminuirán), sobre todo en los ámbitos proprioceptivo, vestibular y táctil.

• Crear estrategias de interacción adecuadas para el logro de la integración del niño en su entorno social (familiar y escolar especialmente).

• Desarrollar habilidades conductuales y cognitivas necesarias para adquirir la máxima autonomía e integración social del niño, evitando así el rechazo y el aislamiento social.

• Orientar y asesorar a las familias y dotarlas de estrategias y recursos para potenciar la autonomía y satisfacción persoal del niño/a en la realización de las actividades de la vida diaria. Estas pueden ser establecer rutinas y horarios, trabajar la responsabilidad asumida por la persona y reducir estímulos, entre otros.