Psicoterapia con Realidad Virtual

Desde la Fundación INGADA ponemos a disposición de nuestras familias un servicio de atención psicoterapéutica que emplea la realidad virtual (RV) y la tecnología 3D, mediante la plataforma Psious, para el abordaje de problemáticas diversas.

Desde - Hasta: 01/07/2018 - Actualmente

La psicoterapia con realidad virtual (VR) se emplea en multitud de trastornos, como pueden ser TDAH, trastornos de ansiedad, miedos, fobias, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastorno obsesivo compulsivo (TOC), entre otros y para trabajar aspectos del mindfulness y de técnicas de relajación.

Este tratamiento de psicoterapia consistirá inicialmente de 6 sesiones de 45 minutos, en las cuales se realizará una valoración inicial, se pondrá en marcha la realidad virtual y se establecerá un plan de trabajo con pautas a seguir en el domicilio, para finalizar en la útlima sesión con una valoración final y presentación de los resultados.

Así, se integrará dentro del tratamiento psicológico el uso de Psious, una herramienta de realidad virtual con más de 30 recursos (incluyendo entornos de realidad virtual y aumentada, vídeos en 3D y 360º, etc) con la que se permite al usuario interactuar en estos entornos y transportarle a situaciones que le generen ansiedad o miedo o paz y tranquilidad. Además, Psious dota al terapeuta de un control total sobre los parámetros de la exposición y de un registro de la respuesta fisiológica del usuario que emiten un informe automático al finalizar cada sesión que facilita ver el avance del tratamiento y la consecución de objetivos de forma objetiva.

El tratamiento con Psious se basa en dos pilares: 

  • Inmersión: hace que olvidemos donde estamos. Nos mete de lleno en la experiencia virtual. Tiene lugar unos minutos después tras iniciarse la experiencia. Cuanto más tiempo se lleve prestando atención al entorno, más se nos sumergimos en ella y nuestro cerebro lo asimila como una experiencia real. Este es un factor clave que influye en la eficacia del tratamiento.
  • Sentido de presencia: nuestro cerebro llega a creerse que está viviendo esa experiencia, a pesar de saber que no es real. Nuestro cerebro tras un tiempo inmersos en un entorno virtual, aunque sepamos que no es real, reconoce la escena como si lo fuese. Nuestro cerebro construye la realidad a partir de la información que obtiene de los elementos que está viendo a pesar de que los entornos o calidad gráfica del entorno no sean iguales a la realidad.

Pueden participar en este programa todos aquellos usuarios de la Fundación INGADA a partir de los 8 años de edad​. Cada sesión tendrá un coste de ​20€.

Más información disponible aquí, o en el apartado de documentos de esta página web.